La Princesa Leia, símbolo de lucha e igualdad

    La fallecida actriz Carrie Fisher en su papel de la Princesa Leia fue icono en la Marcha de las Mujeres efectuada en Washington tras la toma de Donald Trump.

    202
    0
    COMPARTIR
    Cortesía La Vangurdia

    Utilizada como símbolo de lucha, resistencia y apoyo a los derechos de las mujeres en contra del discurso machista de Trump -quien acaba de negar toda ayuda gubernamental de ONG que estén a favor el aborto planificado- Carrie Fisher será recordada siempre como La Princesa Leia.

    Hija de la actriz Debbie Reynolds y el cantante Eddie Fisher; Carrie Frances Fisher (1956-2016) más que actriz fue escritora y guionista; apareció en algunos papeles menores con su madre antes de saltar a la gran pantalla, donde interpretó a una bellísima joven encargada de seducir al sex symbol de la época, Warren Beatty en Shampoo (1975).

    El papel con la que la recordaría el mundo y dejaría huella en la cultura pop fue en la trilogía original de Star Wars (1977), El Imperio Contraataca (1980) y el Retorno del Jedi (1983) donde dio vida a la princesa espacial Leia Organa, hermana melliza separada del protagonista Luke Skywalker e hija del antagonista principal Darth Vader.

    Leia se caracterizó por hacer creer al público que era la típica princesa en apuros  raptada cuando realmente era cabecilla de una alianza rebelde, líder y senadora política en plena guerra civil capaz de defenderse por su cuenta, usar armas y tácticas de espionaje para lograr el triunfo de su causa; de carácter enérgico fue ella la clave para unir a un joven granjero y un cazarrecompensas a formar parte de la rebelión y posteriormente dar historia a La Guerra de las Galaxias, una aventura medieval en una galaxia futurista y muy, muy lejana.

    La princesa inmediatamente se volvió un ícono de la cultura pop con el éxito inimaginable que tendría Star Wars con su sotana blanca y su cabello particular, la imagen de Leia representó a la mujer fuerte e independiente que no necesitó ayuda hasta que esa fuera su última opción.

    Pero su vida personal era todo lo contrario, fue una constante lucha por su adicción a las drogas y el alcohol, desde los 20 consumía drogas y a los 29 fue diagnosticada con trastorno bipolar, desarolló una fuerte adicción a los antidepresivos, todas sus vivencias quedaron plasmadas en su libro Postales desde el Filo (1987) donde narra su autobiografía de manera ficticia; el libro más tarde sería adaptado al cine por ella misma a petición del director Mike Nichols quien contrató a Meryl Streep para el papel de la protagonista.

     

    Su fuerte adicción y depresión la llevaron a una ajetreada vida de excesos que publicó en su también libro biográfico Wishful Drinking (2009), donde reconoció con humor sus fracasos sentimentales y sus vicios. Su vida se resumió en actuar por impulsos, uno de esos impulsos la hizo casarse con el cantante Paul Simon con un matrimonio efímero de no más de un año, terminando su relación, pero no sus problemas de adicción.

    En su obra más reciente The Princess Diarist continuó hablando de su vida y reveló la relación que mantuvo con el co-protagonista de Star Wars Harrison Ford durante el rodaje de la primera entrega

    “Era una en un millón…” había dicho Ford tras enterarse de su repentina muerte el 27 de diciembre de 2016 tras sufrir un infarto días atrás, sin duda alguna la relación que hubo entre ellos dentro y fuera del set los unió mucho,”eramos Han y Leia en la semana y Harrison y Carrie los fines de semana” decía en su libro, recordada con mucho amor por sus fans, decenas de ellos visitaron su estrella en el paseo de Hollywood con sables de luz mientras otros visitaban su hogar ficticio como Leia en el videojuego en línea Star Wars The Old Republic.

    Su madre, Debbie Reynolds había fallecido al día siguiente de la muerte de su hija mientras preparaba los arreglos del funeral, un duro golpe para la hija de Carrie, Elizabeth Lourd, quien rompió el silencio en las redes al inicio del 2017.

    La última aparición de Fisher en pantalla fue en la séptima entrega de Star Wars, el despertar de la Fuerza (2015), donde dio vida una vez más a Leia, también hizo un cameo en la última entrega de la franquicia, Rogue One una historia de Star Wars como una joven princesa, rejuvenecida con tecnología que sólo Disney sabe hacer; a Carrie la volveremos a ver a finales del 2017 en el episodio VIII de Star Wars donde había ya culminado todas sus escenas en 2016, ahora es Una con la Fuerza.

     

    DEJA UNA RESPUESTA