Un político con bata puesta

    El hospital Varga, Oncológico Luis Razetti, Hospital de Niños y la Maternidad Concepción Palacios, son algunos de los centros de salud que ha visitado el Oncólogo y Diputado José Manuel Olivares

    117
    0
    COMPARTIR
    Cortesía de El Universal

    Con las mismas esperanzas de un fanático de los Tiburones de la Guaira, cuando empieza la temporada de béisbol nacional, José Manuel Olivares llegó a ser candidato en las elecciones regionales de 2012; pero como todo fanático de la samba no se quedó con el triunfo, ese año. El estado Vargas vio nacer y crecer al joven político y médico que hoy se encuentra ocupando un curul en la Asamblea Nacional. Presidente de la Subcomisión de Salud, ha intentando relacionarse al 100 % con los problemas que existen en ese sector.

    Es  parte de la Nueva Generación de políticos, en su época como estudiante de Medicina –en la Escuela José María Vargas de la Universidad Central de Venezuela, ubicada en San José de Cotiza- la política no se alejó de él. Fue Presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Medicina, Consejero de la Facultad de Medicina y Consejero Universitario. Al graduarse de Médico Cirujano decidió hacer su especialización en Oncología, la cual termina en 2015, mismo año en que se conoce su candidatura y luego victoria, el 6 de diciembre se convierte en Diputado.

    Declaró en una entrevista a 25 segundos, que se le hizo cuando era candidato a la gobernación de Vargas, que su pasión por la política comenzó por su padre “mi padre estaba metido en la política de refilón, siempre estaba en proceso de elección y yo escuchaba todo y me interesaba por todo eso que estaba pasando”, también le gusta el orden y ayudar en todo lo posible. En cada entrevista que se le hace se caracteriza por hablar de medicina y todos los problemas que existen en ese sentido, y cuando no es de eso, habla de Vargas, estado que dio sus votos para que pudiera sentarse en el curul de la Asamblea.

    Su vida la ha pasado en Vargas y como todo varguense nacido antes del 99, vivió la gran tragedia, tenía 14 años cuando el deslave arrasó con su casa; afirma que éste hecho lo hizo madurar. Como a todo joven le gustan las películas de acción y su gran pasión son los Tiburones de la Guaira y “su sabrosa samba”. Un político con bata puesta, un hombre de la nueva generación, una cara nueva, al que le queda mucho camino por recorrer.

    DEJA UNA RESPUESTA