Cineastas discuten inquietudes ante la crisis

    Escuela Nacional de Cine y Librería Lugar Común organizan foro sobre la producción de largometrajes en Venezuela

    150
    0
    COMPARTIR
    Cortesía La Distancia Más Larga

    La caída del 60% del ingreso en la venta de boletos para cine nacional a finales del 2016 fue el hito que dio inicio al foro “El estado del cine venezolano” moderado por el crítico cinematográfico Pablo Gamba, organizado por la Escuela Nacional de Cine y llevado a cabo en la Librería Lugar Común de Altamira el pasado jueves 16 de febrero.

    En medio de la expectativa los panelistas invitados Édgar Rocca, Gustavo Rondón, Ignacio Castillo Cottin y Carlos Malavé comentaron inquietudes y propuestas ante a la crisis económica que enfrenta la producción de largometrajes en Venezuela, entre un público de fanáticos, productores independientes y estudiantes de cine.

    El evento inició a las 6:30 pm y no a las 7 como se tenía previsto, en la sala atiborrada de personas, Carlos Malvé productor de la afamada película “La Casa del Fin de los Tiempos” fue el primero en tomar la palabra, comentó que vivir del cine es un arte pero también un negocio, explicó que la asistencia de 150mil espectadores a un film venezolano solo genera el mínimo ingreso de retribución para los cineastas, mientras que los enlaces con inversionistas extranjeros va en decadencia frente a la poca demanda de los películas nacionales en el mercado venezolano.

    Ante el constante incremento de la inflación el interés por el cine quedó en el pasado, Gustavo Rondón, realizador de película “La Familia”, afirmó que el descenso de la taquilla promedio de 300 mil a 40 mil entradas es tan solo un reflejo más de la realidad presupuestaria que vive el país, “cada vez menos gente está dispuesta a gastar 10 mil bolívares para ir al cine”. Por su parte Edgar Rocca director de “El Hombre más malo del mundo” propuso como solución un cambio de mentalidad en la forma de hacer cine, a través de proyecciones económico-sociales para calcular la inversión con base en los espectadores y acabar con el rentismo cinematográfico.

     

     

     

    COMPARTIR
    Artículo anteriorFabricio hizo su última marcha hacia el Panteón
    Artículo siguienteLos aquellos
    Apolítica, eternamente enamorada del periodismo, militante de la verdad, el arte y la literatura. La calle es un libro lleno de historias, y mi trabajo escribirlas.

    DEJA UNA RESPUESTA